sábado, 27 de septiembre de 2014

Francisco Pallás y Puig. El Marfilista de Quart de Poblet.



Retrato de Francisco Pallás Puig, en casa de su tataranieto José Luís Fernández.
En esta ocasión, queremos rendir nuestro pequeño homenaje a un artista valenciano, nacido en Quart de Poblet a mediados del siglo XIX. Tuvo que abandonar nuestro pueblo de forma temprana y alcanzaría las más elevadas cotas y consideraciones internacionales en el arte de la escultura del marfil. Hablamos de Francisco Pallas y Puig. Lamentablemente sólo se conserva de su rastro en la historia de Quart un registro familiar en el censo de población local de 1861. Pero,  solo por el hecho de que llevara  el nombre de Quart repartido junto a sus obras por el mundo, es motivo suficiente para abrir la caja de los archivos y empezar una nueva investigación que queremos compartir.
 La primera referencia en nuestra búsqueda ha sido el blog —de reciente creación—(http://artistasyobraspallas.blogspot.com.es/p/francisco-pallas-puig.htm) que relata la historia de una familia valenciana con orígenes en nuestro pueblo, entre los que destaca la figura de D. Francisco Pallas y Puig.
Nos pusimos en contacto con José Luis Fernández Sarasquete, el administrador del blog y tataranieto de nuestro protagonista. No dudó en colaborar con nosotros en cuanto se lo pedimos. José Luis ha realizado un estudio exhaustivo de la historia y origen de su familia, que nos ha facilitado desinteresadamente.
De todos los documentos revelados, tal vez el más importante sea un genial artículo que en 1997 escribió para la revista Historia 16 la biznieta María del Rosario Pallás, periodista valenciana de reconocido prestigio. Dicho artículo fue escrito en respuesta y en contraposición a las atrevidas afirmaciones realizadas por un investigador hispanista de la Universidad de Texas en 1995 relacionadas con nuestro escultor de Quart.

Izquierda:Francisco Pallás Puig, en su taller de la calle del Mar de Valencia.  Derecha: Dama de Elche
Rosario Pallas Caballero. Historia 16 
Francisco Pallas y Puig: ¿Falsificador de la dama de Elche?
" Su obra y su personalidad han permanecido en el anonimato y hubiese continuado siendo una mera anécdota familiar de no ser por el investigador John Moffit, quien atribuye al artista Valenciano la realización de la Dama de Elche. ¿qué móviles e intencionalidad le llevan a publicar que el marfilista caído en el irremediable olvido provocado por el paso del tiempo- fue un falsificador tan genial. Capaz de engañar un estirpe de insignes y prestigiosos expertos en arte, que han catalogado a la dama de ilicitana como un obra ibérica esculpida hace más de dos mil años. 
La historia para ser veraz requiere de una investigación seria y documentada. una Falsificación no se puede ser  atribuir a la ligera. El señor Moffit no aporta documentación alguna sobre Pallás, para demostrar el engaño si lo hubo. Y si realmente fue el autor del escultura desde luego el secreto es lo llevó a la tumba; debió estar estupenda y celosamente guardado porque a ningún miembro de la familia hizo comentario alguno sobre la cuestión. ni ha dejado rostros de bocetos. Cada obra que realizaba era cuidadosamente estudiada y panificada a excepción de pequeñas tallas que esculpía para la familia en descansos de su trabajo.

Diario las Provincias
Pallas fue amigo personal de Manuel González Martí, Director del Museo Nacional de Cerámica de Valencia ubicado en el palacio del Marqués de Dos Aguas, cuyos nombre ostenta en la actualidad. González Martí ejerció de biógrafo de Pallas el 12 de junio 1928 al publicar un extenso artículo titulado: Por los artistas humildes. Francisco Pallas el Marfilista, aunque con alguna inexactitud de menor importancia. 

Dos años después de fallecer el artista escribió cariñosamente sobre su vida y anécdotas y reprodujo algunas fotos de obras y grabados. Con la ayuda de este documento y otros en poder de la familia se puede reconstruir su trayectoria. Es difícil conocer su obra completa debido a encontrarse dispersa en diferentes países y sin catalogar González Martí incluye a Pallás en grupo de artistas que florecieron con exuberancia en la segunda mitad del siglo XIX en el que se denomina ciclo glorioso del arte valenciano.


Francisco Pallas Puig nació el 4 de octubre de 1858 en Cuart de Poblet, Hijo de José Pallas Cercos, propietario de  tierras y molinos arroceros y Catalina Puig Andrés, ambos vecinos de Quart, de cuyo matrimonio nacieron también otros do barones José y Carmelo."
Árbol Familiar de la familia Pallás diseñado Por Francisco Pallás Sanchiz, Valencia 2006 y fragmento del censo poblacional 1861 Quart de Poblet
González Martí relataba en tono anecdótico los primeros años de Pallás en Quart, en el diario Las Provincias el 12 junio de 1928:
... sus primera habilidades infantiles fueron lúcidas como equilibrista al cambiar el libro evangélico tan grande como él, durante el sacrificio de la misa en la iglesia parroquial del pueblo. Su inteligencia se despertó para el estudio en la escuela pública hasta que cumplidos los 10 años y hallándose en condiciones de ganarse un jornal ingreso como modesto operario en la fábrica de azulejos que en la misma villa posee la familia Valldecabres. figuraba como director artístico de esta fabrica un pintor de dibujo a quien todos llamaban Don Domingo. Advertidas por este las disposiciones artísticas que en el muchacho se manifestaban, se obligo a iniciarse en el camino del arte y  las horas de descanso y comida le proporcionaba ladrillos defectuosos, por haber salido agrietados del horno y sobre ellos con un tizne de leña le dibujaba, para que los copiase, motivos vulgares: un pozo, una casa, una silla, un caballo..

 
Antigua fábrica de azulejos Valldecabres y Hermanos. Actual terrenos de Elcano.

María del Rosario, continua con la biografía en Historia 16:
"Unos años después se matriculó en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, movido por la vocación que se despertó en el joven. Algunos de sus profesores, entre ellos Rafael Berenguer, Eduardo Soler y el escultor Felipe Farinós, también fueron maestros de Sorolla. En San Carlos coincidió también con  Mariano Benlliure. Durante el curso 1877-78 obtuvo el primer premio de la clase de dibujo lineal por oposición con sus compañeros y en el curso 1883-84 el de dibujo de figura por el mismo procedimiento. En los últimos años cursos simultaneó los estudio nocturnos , finalizados brillantemente, con el ejercicio profesional como operario en la fábrica de abanicos Salvador Montesinos donde tallaba varillas de marfil para abanicos de lujo.  González Martí destaca este periodo profesional (..)Es cuando se revela su pulso y delicada manera de llevar el buril acusado hasta los más nimios detalles. Ya anteriormente se adivinaba su habilidad con el marfil el joven Francisco le regalo a su madre- a los 17 años- un abanico. Realizado por el con una primorosa técnica, en el cual figura su nombre Catalina Puig. Para la inscripción efectuó un vaciado en las varillas y tallando cada una de las piezas. logro sostener las letras mediante finísimos hilos de marfil. En la licencia absoluta del Servicio militar se especifica su profesión; abaniquero. El mencionado documento fue expedido el año 31 de marzo de 1886 por orden del director General de infantería, Fernando Primo de Rivera y lo firma en su nombre el Coronel Primer jefe del batallón de Chiva nº44. Conocemos su altura, media 1,55 m dato reflejado junto con otros de carácter personal. Mas su talle de artística fue reconocida, casualmente por José Ros, fabricante de cerámicas de reflejos y propietarios de un taller de carpintería y restauración. quien observó, junto a  su local como Pallás mostraba a un amigo unas caderas por él talladas, que llevaba cuidadosamente envueltas. Ros se acerco a conocerle y propuso al joven la reproducción de unas arquillas de marfil que le habían llevado para restaurar. Satisfecho continuó solicitándole encargos y restauraciones; estos trabajos los realizo por las noches, en un principio hasta que abandonó la fabrica de abanicos para dedicarse por entero a la producción de esculturas de marfil: recibía muchos encargos, gracias a los contactos de Ros, relacionado con los más importantes anticuarios de todo el mundo.
Era un hombre concienciado ante la necesidad de colaborar en tareas humanitarias . La cruz roja en sesión de la asamblea española de 17 de octubre de 1887 le proclama socio de numero con el invariable de 1334 y le facultó para el uso de las insignias y distintivos de la mismas. En esta época, con toda normalidad frecuentó la casa de Ros anexa a su fábrica de cerámicas. En ella a los 29 años conoció a su futura esposa. Consuelo Martínez Ferrer, dos años más joven, hija de Salvadora Ferrer-nombrada por la familia como la mama de la fabrica- quien estaba casada en segundas nupcias con José Ros. Francisco y Consuelo contrajeron  matrimonio en Quart de Poblet en septiembre de 1887.


Los recién casados residieron en una de las dos viviendas de La Ceramo, denominación de la fábrica de Mayólicas ( cierta loza antigua italiana cuya fabrica se cree que tuvo su origen en Mallorca, pintada en reflejo metálico dorado y cocida en hornos de leña estilo árabe), sita en el antiguo Camino de Burjassot enfrente de la antigua estación del Trenet de Benicalap."
Jose Luis Fernandez Sarasquete nos aporta mas datos por su parte  en relación a la Ceramo y a la técnica del reflejo metálico.  “Las primeras cerámicas de reflejo metálico se produjeron al comienzo el Califato Abasí (750–1258) en el siglo IX d.C. En la península ibérica, el hilo conductor de la técnica de origen musulmán, fue por parte de los moriscos, distribuidos en varios focos, tales como las localidades valencianas de Manises, Paterna y Alaquàs, además de las localidades de Quart (Girona) y Muel (Zaragoza)”.
" Durante la residencia de Pallás en la Ceramo todavía no disponía el marfilista de un taller propio. En sus comienzos tenía un chico a su servicio que le ayudaba a girar una rueda volante que movía los engranajes y ponía en movimientos los buriles para taller el marfil. Más adelante le incorporo un motorcito eléctrico. las herramientas buriles, utensilios de trabajo, plumieres estuches, se los construía personalmente. todos los componentes para sus creaciones herrajes, bisagras, incluso los clavos, los diseñaba y elaboraba el mismo. El proceso de envejecimiento del marfil lo realizaba con humo de paja que quemaba en el patio, labor en la quien ayudó ocasionalmente , a modo de juego, su sobrino, José Ros Ferrandis.  En ese mismo patio han jugado distintas generaciones de la familia.
Aquí vivía Pallás en la época en que Moffitt estima que esculpió el busto de la dama de Elche. ¿Pudo realizar semejante obra a escondidas? Estaba rodeado de una familia muy unida, que seguía atentamente su obra, sin poder escarpar de la curiosidad de todos ellos,
Foto del Fondo de José Huguet

También los operarios le observaban de cerca. Era un hombre hogareño, entregado a su esposa y familia, a la que hubiera confiado ese asunto. Ella misma tenía que haberle visto trabajar, diseñar con la acostumbrada minuciosidad, primero dibujando, luego cincelando... Estas cuestiones son de difícil respuesta, evidentemente, ya nadie puede atestiguar. Por un lado le acusan de un hecho que no se puede demostrar. Por otro se halaga su talento hasta el punto de elevar su arte y considerarle uno de los principales escultores modernistas europeos, como manifiesta Juan Antonio Ramírez Domínguez.
Por entonces, tal como reza su tarjeta (hecho que demuestra que no tuvo la intención de falsificar), se especializó en trípticos, dípticos, porta-paz, arquillas, joyeles, abanicos y demás objetos preciosos en los estilos bizantinos, gótico y renacimiento, a imitaciones de los ejemplares existentes en catedrales, monasterios y colecciones más famosas. También realizó esculturas originales: bustos, retratos en medallones, cubiertas de libros y otros encargos.
Tarjeta de visita de Francisco Pallás: Fuente Francisco Pallás Sánchiz en revista Historia 16

El museo Nacional de Cerámica de Valencia albergaba una copia de la medalla acuñada en bronce encargada a Pallás por el Partido Liberal en 1903 para su dirigente Práxedes Mateo Sagasta mediante la entrega de la misma con motivos de sus sucesivas presidencias durante el reinado de Alfonso X
Para plasmar el rostro de Sagasta en el anverso. Pallás empleó una fotografía del perfil del político que le fue facilitada, la cual produjo fielmente sobre marfil copiando cada rasgo y detalle. En el reverso se aprecia un grupo de rollizos niños desnudos rodeando una lapida coronada por una hoja de laurel con la inscripción fue siete veces presidente del consejo de ministros."
Fuente: Francisco Pallás Sánchiz en revista historia 16
 Este homenaje fue relatado en el número 30 del Mayo de 1903 de la revista gráfica Blanco y Negro:
Otro encargo importante que le solicitaron, fue esculpir una moneda con motivo de la visita a España del famoso Astrónomo Camilo Flammarion, que vino para presenciar el eclipse solar de 1900 en Elche. Probablemente fuera homenajeado con esta moneda en uno de los innumerables banquetes a los que asistió. Pudo ser en Valencia (Banquete en el Botánico) o en el mismo banquete con los reyes en Madrid.
Fuente: https://www.flickr.com/photos/30925537@N03/3085805598/in/photostream/
" Estos encargos firmado demuestra en que círculos era reconocido el saber hacer de pallas, hombre que vivía de su producción artística y cuyas habilidades sirvieron para enriquecer a marchantes y anticuarios quienes le rogaron la ausencia de firma en aquellos piezas que ellos iban a vender en calidad de autenticas antigüedades. Por su parte, el artista nunca oculto la realización de imitaciones  sino todo lo contrario, éstas formaban parte de ganarse el sustento. En su tarjeta comercial claramente se indicaba este hecho así como los distinto tipos de encargo posible, estilo material etc.. También se prodigó en la realización de tallas originales todas ellas firmadas.
Años de Bonanza económica
Vivió con holgura económica. El 7 de octubre del año 1896 adquirió un terreno en la calle quemadero de Valencia, donde se construyo un chalet proyectado y diseñado completamente por él. Los planos los conservó su hijo Francisco junto con sus dibujos.

Para la decoración exterior esculpió con arcilla figuras imaginarias- dragones alados pintados con reflejo metálico que fueron producidos en La Ceramo. El 4 de agosto de 1897 apareció la dama en el paraje de la Alcudia en el Elche. En su teoría Moffitt afirma que Pallás Puig realiza la escultura pero en este año no disponía de un taller propio en ningún lado. Las obras del chalet dieron comienzo entrado ya el año 1897 ( mientras tanto Pallas vivía en la Ceramo). González Martí describió el edificio como modesto y gracioso casinito que se edificara a su gusto. "
Descripción de la casa, propiedad de la familia Pallás situada en la calle del Quemadero, actualmente calle del Doctor Sanchís Bergón de Valencia, en la escritura de venta, por parte de sus herederos a la Asociación Valenciana de la Caridad, en junio de 1947: Transcripción realizada y cedida por José Luís Fernández. Tataranieto de Francisco Pallás Puig. Valencia, 2014. 

"Un edificio situado en esta ciudad, calle de Quemadero, hoy de Sánchiz Bergón, número treinta y cinco, compuesto de verja de hierro, a la línea de dicha calle, con puerta en el centro que da paso a un jardín que mide mil trescientos ochenta palmos cuadrados, estando a continuación, la casa a la que da acceso una doble escalera exterior que termina en una meseta cubierta, por un tímpano, sostenido por dos columnas, con puertas de entrada al piso principal, cuyo edificio en su arquitectura parece al estilo griego romano. La casa dicha, consta de planta baja destinada a portería y cuarto almacén, de un piso principal destinado antes a estudio de pintor en parte y el resto a porche o van, hoy también vivienda, comunicados ambos pisos, bajo por una escalerilla interior..."
Casa de Francisco Pallas Calle Sanchis Bergón . Fuente Biblioteca Valenciana Vuelo CETFA Plan Sur 1968
"Su residencia quedaba alejada del centro la ciudad . Gracias a la iniciativa de su esposa, gestionaron con el alcalde de la ciudad , amigo personal la instalación  de un farol en la esquina de la calle, detalle muy agradecido por el vecindario.
Posteriormente se traslado con su familia a una vivienda alquilada en la céntrica calle del mar de este modo se  facilito  también la relación con sus compradores, quienes habitualmente se alojaban en el Hotel Ingles. Su chalet lo alquiló como anexo  a la Asociación Valenciana de la Caridad, en el que paso a vivir un rector de la misma.  Muy cerca  del nuevo edifico  en la esquina con la calle la paz con la plaza la Reina se encontraba el café El Siglo. Acudía aquí a una tertulia frecuente entre otros por médicos y que medio en broma le decían: Pallás si de nosotros dependiera, le ayudaríamos a obtener el título de médico. Conocían su obra y estaban asombrados de su perfecto dominio de la anatomía humana.


Una obra Dispersa. 
La mayor pare de la obra, firmada y sin firmar, (Moffit afirma equivocadamente que nunca estampó su nombre) se desconoce donde se encuentra. Gracias a la afición de su hijo Francisco a la fotografía, conocemos algunas de ellas como las que ahora publicamos, cedidas por su nieto Francisco Pallás Sánchiz y que pueden colaborar con la identificación del actual paradero. Principalmente eran adquiridas por anticuarios y marchantes para su venta en distintos países. En Milán (Italia) tenemos referencia de que realizase ventas así como en Francia a donde viajó personalmente el artista e Inglaterra.
Durante los descansos de su trabajo esculpía pequeñas joyas de marfil. una filigrana para sorprender amorosamente a su mujer, un detalle para la empuñadura del paraguas, una medalla con el rostro de la novia de su hijo Francisco-copiada de una foto- y otra con el rostro del novio. que les regalo para que tuvieran un original retrato del ser amado, etc.

En su primera época el artista realizó esculturas de madera. sobresale el altar gótico de La iglesia de Cudillero en Oviedo. También un crucifijo de grandes dimensiones con la estatuas de la virgen y san Juan encargado por Fortunato Selgas y seis estatuas de carácter decorativo.

Falto de vanidad según González Martí a instancias de los razonamientos de sus amigos se decidió a participar en algunos concursos y en otras o ocasiones eran ellos quienes por su cuenta y riesgo enviaban si el saberlo algunas de las obras que el artista ofrecía como tributo de amistad o por favor recibido. De tal modo en distintas ocasiones obtuvo reconocimiento oficial:
  • Exposición de Barcelona 30 de julio 1896. Medalla de primer clase. Exposición de Barcelona 5 de agosto de 1896. Medalla de primera clase.


  • Exposición universal de Paris 18 de agosto de 1900. Grupo 2, Clase 9. Escultura en marfil: "Las guerras de Alejandro". Mención de honor.
  • Exposición española de artes e industrias Decorativas de México, 16 de septiembre de 1910. Medalla y Diploma Conmemorativo. 
  • Premio al Mérito, Medalla de Bellas artes( lugar y fechas desconocido probablemente en Valencia. 
La gran afición de Pallás era la caza, actividad que desarrollaba en perdidos estivales, durante el  verano en la provincia de Teruel. Fue el párroco de Valbona. D. Elías quien le animo a frecuentar esta villa, donde se domicilió accidentalmente en una casa de varios pisos de la calle primo de Rivera. Durante las dilatas vacaciones proyectaba y modelaba en arcilla figuras, modelos que a su regreso a Valencia plasmaba en marfil. Antes del verano de 1926 su nuera presencio la visita de un marchante quien compro un grupo escultórico de 15.5 cms de altura 81 cms de ancho que fue vendido por 1000 pesetas. Ella le pidió que no se desprendiera del mismo, porque le gustaría conservarlo: Pilar no te preocupes que cuando tenga un rato te hago otro igual. La promesa no se cumplió. el 25 de agosto de 1926 durante su estancia en Valbona, se agravó un dolencia que padecía y falleció a la edad de 68 años. Fue enterrado en pequeño cementerio de la localidad , donde la lapida de su tumba realizada en la Ceramo en cerámica de reflejo metálico, lleva el epitafio que el mismo redacto:¡Caminante! Una oración te ruega en caridad Francisco Pallás Puig."
Texto entre comillado: Rosario Pallas Caballero


Otro dato importante que merece destacar y que pone de relieve el arte y maestría de Francisco Pallas es la información que nos facilita Jose Luis Antonio Causarás Castelló nieto de Ricardo Causarás Casaña (Valencia, 1875 - Barcelona, 1953), escultor, pintor y pionero aeronáutico.
...la relación del maestro escultor de la talla del marfil el valenciano Francisco Pallás i Puig (Quart de Poblet, 1858 - Valencia, 1926), con el joven discípulo de la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, Ricardo Causarás Casaña (Valencia, 1875 - Barcelona, 1953), éste ingresó en 1890 a la edad de 15 años, como único discípulo en el "Taller de Pallás" de Valencia, trabajando el marfil como aprendiz desde 1890 a 1894, y de 1894 a 1914 para el mismo "Taller de Pallás" como profesional autónomo...


De la obra de Pallás poco a poco vamos localizando esculturas repartidas entre museos de San Petersburgo, París, Londres y España. Añadimos también algunas piezas que conserva la familia Pallás junto otras imágenes recopiladas en  estudios o tesis de arte realizadas en torno a la figura de Pallás. Con todo esto hemos podido configurar un álbum que aglutina parte de estas obras, la mayoría en paradero desconocido.


Fuentes Fotográfica en Snapshot de Gigapan:
http://virginmuseum.narod.ru
Revista Historia 16 Nº 253 
http://collections.vam.ac.uk/item/O312579/christ-in-majesty-and-apostles-relief-unknown/ 
http://art.thewalters.org/detail/11783/pseudo-gothic-triptych/

http://gothicivories.courtauld.ac.uk/images/ivory/894795B4_2d6a1bab.html

http://gothicivories.courtauld.ac.uk/images/ivory/FDB8FDE5_73772b83.html
Museo de la Fundación Lázaro Galdiano 
Fondo Jose Luis Fernández Sarasquete
Fondo Francisco Pallás Sanchiz

 
Textos extraídos de:
Jose Luis Fernandez Sarasquete
María del Rosario Pallás Caballero (Historia 16)
González Martí .Diario Las Provinvias 12 junio 1928 (Hemeroteca de Valencia) 
Jose Luis Antonio Causaras Castelló

Autores:
Javier González y Sergio López
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada